Antonio Expósito

[Blog] Cómo localizar un banco para un rodaje

[Blog] Cómo localizar un banco para un rodaje

Una de las labores que más me gusta desempeñar en la preproducción de cualquier rodaje, es la localización, es decir, decidir en qué lugar se grabará cada una de las escenas, escoger el lugar correcto para ajustarse a las necesidades de guión. Esta función debe estar hecha con bastante esmero, porque de ella dependerá parte del realismo -o no, depende de lo que se pretenda- que tendrá la ambientación de la escena que luego veremos en pantalla. Además, sinceramente, cuando estás acostumbrado a rodar con presupuestos bajos, lo de contar con un plató queda prácticamente descartado. Casi tan descartado como alquilar un espacio, porque el poco dinero que suele haber se destina a otros gastos de los que ni se puede ni se debe prescindir. Las localizaciones del cine y la TV,  sea bajo las condiciones que sea, son fundamentales.

Hasta hace un año, yo había localizado calles, parques, bares, despachos, playas, casas en la costa, e incluso lo que hoy trato en esta entrada de mi blog pero, sinceramente, sin el buen resultado que obtuve en este caso concreto. Pero uno no nace con todo sabido; como decía Machado: ‘no hay camino, se hace camino al andar’.

En octubre de 2013 empecé a trabajar en ‘Sin Vida Propia‘, webserie dirigida por Ana Ramón Rubio que ya había cosechado algunos éxitos en su primera temporada; yo entré en la segunda como Jefe de Producción y responsable de parte del cásting. Esta segunda entrega, a diferencia de la primera, daba un paso más, y ese pequeño salto nos obligaba a asumir ciertos riesgos en la producción. Cuando leías el guión, veías cosas como: Sec. 03. INT. DISCOTECA. Noche o Sec. 05. INT. OFICINA BANCARIA. Día. Cada una de ellas tenía unas dificultades concretas, pero vamos a detenernos en la segunda.

Cuando, por exigencia de guión, necesitas un banco, lo primero en lo que piensas es en grabar en uno real. Lo segundo que piensas es que esa gestión debe ser bastante complicada; primero por horarios y, segundo, porque no sólo dependerá de la sucursal a la que vayas a preguntar, sino que esa decisión estará supeditada a lo que decida la oficina central de la entidad en cuestión, que seguramente tenga otras preocupaciones como para atenderte a ti, que llegas sin un presupuesto y sin ningún tipo de beneficio para ellos. Además, teníamos claro, al menos por mi parte, que no queríamos que se viera en pantalla el logo de ninguna entidad bancaria y no hacerles publicidad. A mí me parecería un poco escandaloso.
¿Qué hacer entonces? Pensamos en varias posibilidades bastante viables; desde grabar la secuencia en una oficina de una conocida compañía de seguros que, obviando las cajas, tiene un aspecto parecido al que necesitábamos, a decidirnos por una oficina cualquiera de administración, centrando el set de rodaje en la parte que mejor se adaptara a nuestras necesidades.

Cuando rodamos en oficinas bancarias, somos muy propensos a reunirnos en la calle...
Cuando rodamos en oficinas bancarias, somos muy propensos a reunirnos en la calle…

 Y, de repente, se dio la casualidad de tener que localizar también una inmobiliaria para otro de los capítulos de ‘Sin Vida Propia‘. Fuimos a visitar algunas agencias y localicé una en mi barrio, cómo no. Estéticamente cuadraba con lo que estaba buscando y recuerdo perfectamente que antes de salir de allí, el gerente me dijo: ‘¿qué más sitios estás buscando?'; claro, yo le dije que estaba en busca de una oficina bancaria. El hombre cogió unas llaves y me dijo ‘vente’, me llevó hasta la acera de enfrente y abrió una de esas sucursales que han dejado su actividad, pero que mantienen el mobiliario. ¡Ahí estaba el truco! Nosotros no lo habíamos pensado, pero la clave está en localizar uno de estos bancos que ya no está activo, porque tiene un propietario, ajeno a los dueños de las entidades, y suele mantener, al menos, la estructura de una oficina real. En nuestro caso, coincidimos con un hombre que se prestó a cedernos el espacio, y así pudimos obtener un buen resultado.

Como dato curioso, el propio dueño del local aparece como figurante en el capítulo en cuestión. En concreto, fue el quinto de la segunda temporada de la serie.